Mes: octubre 2017

Durante los pasados  20 años he trabajado en un centro de análisis clínicos donde llega un gran numero de personas  a hacerse chequeos ordenados por el medico con el motivo de descartar sospechas indicadas por signos de alguna mala condición a lo que los civiles llamamos enfermedades. Estas sospechas muchas veces terminan siendo lo que el medico quería evitar y muchas otras veces los pacientes están sanos y salvos.

Lo que si es un hecho es que las personas no tomamos análisis ni chequeos por nuestra libre voluntad debido a un gran temor que existe de padecer alguna condición que siempre, en nuestra mente, pensamos que puede ser mortal. Sin embargo, el chequeo regular es una excelente opción para estar en la mejor versión de notros mismos y de hacer honor a esta renta corporal  con la que cargamos durante nuestra vida.

La negligencia que causamos al evitar las revisiones cotidianas puede ser una que nos cueste la vida siendo precisamente lo que queremos evitar saber al no ir a hacernos chequeos regulares, o bien esta negligencia también puede resultar como la gota de la tortura china donde cada una no es ninguna pero en conjunto rompen el cráneo y penetran al cerebro.

De esta misma manera operan las pequeñas condiciones de las cuales padecemos de vez en vez donde una no es ninguna hasta que se multiplican por no detenerlas o mutan a condiciones mas serias que bien pudieron haberse evitado de tratarse con tiempo y en forma.

El principio del chequeo regular no es el único que debemos de entender para tener una vida mas sana y plena sino que también hemos de entender muy bien sobre que es lo que es aquello que llamamos poco profesionalmente como enfermedad, siendo esto lo que eventual mente nos transporta de la cama a la tumba.

Una “enfermedad “ no es nada mas que un desbalance en nuestras propiedades físicas a nivel molecular donde elementos adversos predominan sobre elementos positivos. Este es el principio de todos los desbalances que causan el malestar del ser humano en todas sus facetas y en todos sus planos.

Tomemos varios ejemplos que van de mayor a menor daño que al final, como todo círculo, convergen en el punto exacto, siendo este el día que partimos de este mundo, un destino del cual ningún ser humano se ha de salvar. Comencemos con el cáncer.

El cáncer es un desbalance celular donde existe una reproducción masiva de células malas que devoran todo lo que esta a su alcance como moléculas, células, tejido, órgano eventualmente causando la falla de los órganos vitales por su descomposición interna que eventualmente causa una cierta apariencia externa que todos conocemos. Si es que este desbalance celular pudiese ser revertido mediante una reproducción compulsiva de células buenas, entonces el cáncer  moriría por un desbalance en su contra. Así funciona con todas las condiciones tanto adversas como favorables.