Para una mejor calidad de sueño, primero establece una rutina

El no dormir lo suficiente puede aumentar el riesgo de lesiones accidentales y es la invitación de muchas enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades del corazón y depresión.

Sigue un horario regular de sueño, desarrolla una rutina relajante para dormir y crea un ambiente en tu dormitorio cómodo, oscuro, tranquilo y fresco.

Conseguir una buena noche de descanso puede ser difícil.

De hecho, será necesario que realices algunos cambios en tu estilo de vida. Es importante desarrollar hábitos que promueven la buena salud y eliminar aquellos que te mantienen despierto por la noche.

Veamos ahora cómo establecer una rutina de sueño.

Un horario de sueño consistente es una parte crítica del desarrollo de una buena higiene del sueño.

De acuerdo con la Clínica Mayo, cambiando frecuentemente las veces que te acuestas y despiertas confunde el reloj biológico de tu cuerpo.

Siguiendo un horario regular, incluso los fines de semana y días festivos, puede ayudarte a obtener el descanso que necesitas.

Tan solo observa a los niños cuando salen de vacaciones con respecto a los meses de clase, cuando no tienen un horario fijo para dormir o se les da cierta holgura, les cuesta mucho regresar a los hábitos anteriores cuando regresan a clases.

Es así que los niños tienen problemas al principio porque tienen sueño. Si por el contrario, todo el tiempo respetamos los horarios (de acostarse y levantarse) no existirá ningún problema con su descanso.

Para cumplir con un horario, hay que preparar tanto tu mente como tu cuerpo para el sueño mediante el desarrollo de una rutina relajante para acostarse.

La idea es comenzar alrededor del mismo tiempo cada noche. Por ejemplo, tomar un baño caliente, escuchar música relajante, leer un libro, o hacer otras actividades que te ayudan a relajarte.

Esto le indicará a tu cuerpo que la hora de acostarse está llegando y te ayudará a conciliar el sueño más rápido y fácilmente.

Durante este proceso, trata de separar tu dormitorio de otras facetas de tu vida que pueden causar estrés, tensión o estimulación.

Según la Fundación Nacional del Sueño, la presencia de dispositivos electrónicos como ordenadores portátiles y teléfonos celulares pueden hacer que sea más difícil quedarse dormido.

La luz azul de las brillantes pantallas electrónicas suprime la producción de melatonina, una hormona importante para el sueño.

Si tiendes a asociar tu cama con actividades distintas del sueño, eso también puede hacer que sea más difícil calmar tu mente y conseguir el descanso.

Por lo que te invito a que evites ver televisión, usar tu computadora o revisar tu teléfono en la cama.

También debes evitar trabajar, comer, o incluso tener una acalorada discusión con tu pareja en tu entorno de dormir.

Fortalecer la asociación entre tu cama y el sueño puede ayudarte a aclarar tu mente a la hora de acostarse, de hecho, el tamaño de la misma puede influir.

Si tienes un colchón individual y sientes que no te es suficiente, considera entonces en comprar uno más grande y acorde a tu biotipo. Verás que un simple cambio como este, puede ser de mucha ayuda.



Leave a Reply

Your email address will not be published.

*
*
*