El reto de hacer almuerzos escolares

Toda mamá se enfrenta al hecho de preparar un lunch escolar lo más balanceado y atractivo posible para sus hijos.

Sabemos que a esta edad escolar los niños requieren de una buena alimentación, tanto para su crecimiento como para recuperarse del desgaste intelectual y mental que los pequeños realizan al estudiar.

Sin embargo, suele ser complejo crear almuerzos atractivos, ya sea por falta de tiempo, o porque los niños suelen ser complicados en sus gustos por la comida, o sencillamente porque les encantan las versiones “industrializadas”, siendo difícil que acepten una versión casera.

Ya sea uno u otro caso, las madres nos vemos en aprietos con cierta regularidad.

Lo primero sería poner orden en la alimentación de nuestros pequeños y ayudarles a que aprendan a comer de todo, sin ser muy remilgosos.

Esto suele ser difícil, en lo personal tengo un hijo que bien se pudiera comer piedras cubiertas con chocolate sin mayor problema, mientras que el otro tiene un reducido gusto gastronómico y es difícil hacerlo cambiar de opinión. Este es el reto y se percibe aún más en un lunch.

Ante esto, buscamos opciones para ayudarnos a esta tarea y más si somos mamás que también trabajamos fuera de casa, esto, por supuesto, dificulta la tarea.

Por ejemplo, ante una emergencia bien se puede recurrir y pasar por un box lunch DF, que también ofrece un servicio para eventos que pudiera ser muy bueno para una fiesta.

En fin, en cuanto a las ideas para agilizar un lunch y que éste sea lo más sano posible, debemos tener en cuenta que es importante el combinar una proteína, por ejemplo, pensar en algún tipo de carne, huevo, leguminosas o lácteos.

28_JULIO_8_IDEAS_DE_LUNCH_SALUDABLE_PARA_TUS_HIJOS

Incluir granos integrales, ya sea como el pan, galletas, arroz o pasta. Incluir también una verdura, una fruta y, por supuesto, líquidos.

Ahora pensemos en algunas variantes por cada grupo.

Para el grupo de las proteínas podemos pensar en alternativas como: cuadritos de queso (ojo, entre menos amarillo, mejor, es más recomendable el de panela o de hebra), los rollitos de pechuga de pavo, huevos duros y el atún son proteínas que bien pueden enviarse así solas o acompañadas.

Para el grupo de las leguminosas, las lentejas, frijoles y soya son buenas alternativas. Aquí es buscar la mejor presentación que ayude a que sea apetitosa, fácil de empacar y que dure hasta la hora del receso.

Ah, el hummus es un buen candidato.

Para el grupo de los lácteos, nuevamente tenemos los quesos, incluyendo el cottage, yogurt  y la leche, principalmente.

Para el grupo de los granos, además de los mencionados puedes recurrir a las palomitas de maíz, galletas de avena, barras de granola, barras de amaranto naturales, una mezcla de nueces, frutos secos y pretzels o palitos de pan.

Para el grupo de las verduras, piensa en aquellas que puedas rallar o picar, dándoles un toque de chilito piquín y limón.

Para el grupo de las frutas, considera aquellas que se puedan comer a mordidas o sean picadas y que aguanten un tiempo largo. Por ejemplo, pensar en la sandía no es lo más apropiado.

Pues llegamos hasta aquí con estas alternativas, ahora es cuestión de poner tu creatividad a funcionar y considerar un tanto el gusto de tus hijos.