Todo lo que afecta al cuerpo repercute en la mente y viceversa

Todo lo que afecta al cuerpo repercute en la mente y viceversa

Esta idea de que “todo lo que afecta al cuerpo repercute a la mente” lo han tenido más que claro las antiguas civilizaciones orientales.

De ahí que la práctica de la meditación y el desarrollo de diversas técnicas provengan de estas culturas milenarias.

Tal es el caso de la filosofía, el arte, la metodología o la práctica del yoga. Para algunos es un arte para otros una técnica… en mi caso yo lo veo como una filosofía de vida.

Esto lo menciono porque el yoga no es solo el realizar técnicas extrañas o el hecho de hacer algún “deporte”, es toda una serie de pasos que te ayudan a trabajar con tu mente, cuerpo y espíritu.

En nuestro días al yoga ya se le ve de una forma diferente, incluso por la más moderna ciencia psicosomática porque tiene la gran facultad de realizar conexiones que existen en nuestro cuerpo junto con la mente y que se encuentran “apagadas”.

Estas conexiones son muy estrechas y de acuerdo al tipo de estímulo, es la reacción; por ello repito que “… todo aquello que afecta al cuerpo repercute en la mente ” y afecta también de forma inversa: “… todo aquello que altera la mente afecta al cuerpo”.

Es interesante observar que cuando de salud se trata, una de las recomendaciones que se hacen, ya sea de forma correctiva o preventiva es la de practicar un deporte por lo menos 30 minutos al día.

Entre las recomendaciones más usuales es la de caminar y es magnifica la recomendación, los seres humanos somos seres de movimiento y entre nuestras facultades es la de caminar, por lo tanto hay que hacer uso de esta facultad.

Ahora bien, si decides incluir en tu rutina la práctica del yoga entonces estarás incluyendo toda una ciencia de salud integral milenaria porque procura el bienestar real del cuerpo, la mente; el comportamiento que caracteriza a la verdadera salud, que en definitiva no es sólo ausencia de enfermedad.

Por lo anterior, no es raro ni suena petulante decir que el yoga es considerado desde la antigüedad como la primera “medicina” natural del mundo.

Al realizar su práctica de forma constante, respetando tu cuerpo y sus tiempos estarás aportando a tu salud recursos preventivos, terapéuticos y recuperativos.

En el tema de la elevación espiritual, debemos decir que nada tiene que ver con temas religiosos, cada prácticamente es libre de creer lo que quiera y se respetan sus creencias.

En cambio lo que han buscado los yoguis es conectar la mente con el cuerpo canalizando de la mejor forma las energías y funciones para que trabajen de forma armónica a esto es lo que llaman “elevación espiritual”.

Cuando recién llegué a mi nuevo centro de Yoga en Polanco y ví en la clase a personas que llevan ya un buen camino recorrido, observé cómo logran llevar su cuerpo a posiciones que en esos momentos para mí resultaron complejas.

Y eso es justamente lo que hace del yoga un arte, porque no se busca brindarle culto al cuerpo para que realice “acrobacias o contorsiones”.

Lo que se busca con la práctica constante es el trabajar minuciosamente para desplegar las potencias más reveladoras de la mente apoyándose del cuerpo, por lo que al final, cada postura se convierte sustancialmente en una práctica de yoga mental.

Ahora bien, si por alguna razón no has encontrado el tiempo para realizar ejercicio o no has considerado implementarlo en tu vida, solo lee el siguiente dato: “… cerca del 70% de los trastornos que padecemos son de carácter psicosomático”.

¿Observas la importancia de moverte? Cuando se comprende que el realizar ejercicio junto con el cuidado de la mente buscando reeducarlos con buenas conexiones en ambos sentidos obtenemos una vida equilibrada y eso es justamente el objetivo del yoga. ¿Te animas a practicarlo?



Leave a Reply

Your email address will not be published.

*
*
*