Señales de un grave mal que puede prevenirse

diabetes

El pasado 14 de noviembre se conmemoró el Día Mundial de la Diabetes. La fecha fue establecida por la Organización Mundial de la Salud en 1991 y coincide con el natalicio de Frederick Banting, el investigador y Premio Nobel de Medicina que descubrió la hormona de la insulina.

Como sucede con otras fechas especiales, relacionadas con temas médicos, el objetivo de instaurar un Día Mundial de la Diabetes es concientizar a toda la población acerca de las causas y los efectos de esta grave enfermedad, así como de la posibilidad de prevenirla, con ayuda de la buena alimentación y el ejercicio diario.

En países como México, la diabetes ya es considerada una epidemia, pues afecta a un alto porcentaje de la población. Lo peor es que muchas personas ni siquiera saben que la padecen, pues en sus etapas tempranas, la diabetes no produce síntomas evidentes. Sólo hasta que se presentan condiciones más severas, como problemas circulatorios o la necesidad de practicar una operación de cataratas, es cuando los pacientes descubren que la enfermedad que los alertó es, en realidad, una complicación de la diabetes.

Mantener un peso saludable, llevar una dieta balanceada y practicar al menos 30 minutos diarios del ejercicio que se prefiera, son las claves para prevenir la diabetes. A ello deben sumarse las revisiones médicas de carácter preventivo, especialmente si se tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.

También hay que estar atentos a las señales que brinda nuestro cuerpo. Si bien, como ya mencionamos, la diabetes no causa grandes molestias en sus primeras etapas, existen algunas señales que pueden alertarnos.

Si tienes alguno o varios de los siguientes síntomas, no te alarmes pensando que ya padeces diabetes, pero sí acude con tu médico para que juntos determinen las causas, descarten ésa u otras enfermedades y definan un plan de tratamiento, en caso necesario.

diabetes2

Necesidad frecuente de orinar

Ante el exceso de azúcar en la sangre que provocan algunos tipos de diabetes, el organismo busca medios para eliminarlo. Uno de ellos es la orina. Las personas con diabetes pueden notar un incremento en la frecuencia con la que van al baño e incluso es posible que necesiten hacerlo varias veces durante la noche.

Sed excesiva

Es un síntoma relacionado con el anterior. Al perder líquidos a través de la orina, el cuerpo se deshidrata y envía la señal de la sed para recuperarse. Si sientes más sed de lo normal, aun cuando no hayas incrementado tu actividad física, es importante comentarlo con el médico.

Sensación de fatiga durante todo el día

El organismo hace un gran esfuerzo en su intento por combatir el exceso de azúcar. Por tanto, las personas con diabetes pueden sentirse fatigadas aunque no estén más activas de lo normal y a pesar de dormir bien por las noches.

Dificultad para cicatrizar las heridas

Aunque la glucosa es uno de los componentes principales de las células, cuando hay deficiencias de insulina, como en el caso de ciertos tipos de diabetes, la glucosa no se distribuye adecuadamente y los tejidos pueden perder su capacidad de regenerarse. Por ello es que hasta la más pequeña herida puede tardar en sanar y agravarse en una persona con diabetes.

Visión borrosa

Una de las consecuencias más graves de la diabetes es el daño a la retina, que puede provocar ceguera. Pero aun antes de llegar a esa condición tan grave, el exceso de azúcar puede hacer que se presenten problemas en la visión o que se agraven condiciones ya existentes.

Como ya mencionamos, el que se presenten uno o varios de estos síntomas no es una prueba contundente de que se tiene diabetes, pero sí una razón suficiente para ir al médico. La prevención es nuestra mejor arma para combatir una de las enfermedades con mayor índice de mortalidad hoy en día.