La recámara ideal para tus hijos

Desde que comenzamos a planear la llegada de un hijo, una de las primeras cosas por las que nos preocupamos es la recámara del bebé. Además de la emoción que supone el comenzar a decorar un espacio exclusivo para él o ella, experimentamos también ciertas preocupaciones, pues lo más importante es garantizar que dicho espacio le brinde toda la protección y seguridad que necesita.

Lo anterior puede llevarnos a comprar toda clase de artículos que las tiendas nos presentan como indispensables para el cuarto del bebé, pero que al ponerlos a prueba resultan no ser prácticos ni útiles. En el extremo opuesto, hay quienes contienen sus planes más creativos, por temor a que las pinturas, materiales o artículos perjudiquen al bebé de alguna forma, y se contentan con un estilo minimalista, que a veces puede resultar un tanto frío.

Para que disfrutes de crear el ambiente que has soñado en el cuarto de tus hijos, sin saturarlo ni gastar en exceso, te presentamos nuestras recomendaciones para una recámara ideal, según la edad de los pequeños.

Recién nacidos

Al preparar la llegada del bebé a casa y durante los primeros meses, sí que conviene implementar un estilo minimalista, aunque sin prescindir por completo los detalles. Por minimalista, nos referimos a incluir únicamente los muebles y accesorios necesarios, como son la cuna, el armario para la ropa, una mesa para cambiar y vestir al bebé, un sillón cómodo, para que mamá o papá se sienten a cuidarlo, y un móvil, por ejemplo, para estimular sus sentidos.

No es recomendable colocar demasiados adornos y juguetes, porque además de que el bebé no podrá apreciarlos demasiado, acumularán polvo, que puede propiciar alergias. En lo que sí puedes esmerarte es en el decorado de las paredes, ya sea pintando algún paisaje o colocando cenefas decorativas. Sólo cuida que las pinturas estén libres de plomo y sustancias tóxicas y que todo quede listo de preferencia dos meses antes de la llegada del bebé, para que esté completamente seco y libre de olores.

Recuerda también que todos los accesorios que vayan a estar en contacto con el bebé, como sábanas, colchones, mantas y, por supuesto, su ropita, deben ser de telas naturales e hipoalergénicas.

recamara-ninos

Bebés de seis meses a dos años

Cuando los bebés comienzan a desarrollar e incrementar sus capacidades motrices –desde que comienzan a enderezarse hasta que gatean y dan sus primeros pasos-, es fundamental implementar medidas de seguridad. Esto va desde subir o cambiar los barandales de la cuna, hasta colocar protectores en todos los enchufes (tanto de la recámara del bebé como de toda la casa, pues no sabes hasta dónde podría llegar). También hay que cuidar que objetos pequeños, que pueda llevarse a la boca, estén fuera de su alcance.

En cuanto a muebles y accesorios, lo más conveniente es proporcionarle juguetes adecuados y seguros para su edad, que le ayuden a desarrollar sus sentidos y habilidades. También puedes pensar en un “corralito”, para que esté seguro y entretenido.

A partir de los tres años

Conforme tu hijo crezca y desarrolle su independencia, también podrá contribuir a la ambientación y el decorado de su espacio. A partir de los tres años necesitará una cama, un armario más grande para su ropa, una caja para sus juguetes y tal vez un pequeño escritorio y silla para que comience a dibujar. Más adelante puedes colocar un pequeño librero o estantería y lo que a tu hijo se le ocurra para sentirse más cómodo y seguro.

Para que la recámara sea un espacio dedicado al descanso, es conveniente que inculques ciertos hábitos en los niños desde que son pequeños. Por ejemplo, evita que se acostumbren a tener televisión o computadora en la recámara, pues además de que los distraen, dichos aparatos emiten energía aunque estén apagados y se ha demostrado que ésta interfiere con el sueño. Cuida que la iluminación sea suave; también puedes colocar una pequeña lámpara en la mesita de noche. La temperatura de la recámara no debe ser ni muy elevada ni muy baja y preferentemente, la habitación debe estar aislada de ruidos y luces provenientes del exterior.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *